¿Sabes qué puede hacer el queso por tu salud cardiovascular?

Fuente: Alimente




Las afecciones cardiovasculares son enfermedades silenciosas que aglutinan el 32% de las muertes registradas en todo el mundo. Estos datos de la Organización Mundial de la Salud del año 2017 alerta sobre la importancia de llevar un estilo de vida saludable que aleje estas dolencias. La sal es uno de los principales causantes de la alta presión arterial, factor que fomenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, el queso puede ser nuestro gran aliado para contrarrestar la sal que ingerimos en nuestra dieta.

El sodio está presente en la mayoría de los productos básicos que componen nuestra alimentación. Por eso, ponerle freno debe estar acompañado por un buen planteamiento nutricional que no evada el consumo de productos básicos pese a su contenido en sal. Un estudio de la Universidad de Pensilvania ha descubierto que los antioxidantes naturales del queso ayudan a la protección de los vasos sanguíneos de un alto nivel de sal en sangre. Elena Pérez Montero, nutricionista del grupo Quirónsalud, afirma que el queso es una fuente de proteínas de alto valor biológico y rico en numerosos micronutrientes. Pese a que la especialista recalca que contienen un porcentaje de grasas elevado, no debemos olvidar que los lípidos de los lácteos son fundamentales para obtener un estado correcto de nuestro metabolismo, nuestros sistema nervioso y fisiológico.

Evidencias científicas de los efectos positivos del queso

Investigaciones anteriores vinieron a refrendar esta hipótesis, así lo confirmó un estudio de The American Journal of Clinical Nutrition llevado a cabo durante 22 años con 2.907 adultos de 65 años. El resultado de esta investigación fue esclarecedor: la ingesta de queso no afecta a la salud cardiaca. Por si fuera poco, la prestigiosa publicación The Lancet recogió un trabajo que demostró que la ingesta diaria de tres unidades de lácteos enteros mantiene una correlación con poseer índices de dolencias cardiovasculares más bajos, así como con una reducción de la mortalidad.

El grupo investigador de la Universidad de Pensilvania estableció una dieta con un el mismo grupo con alto nivel de sodio, donde se observaba la afección en los vasos sanguíneos. Días después, al introducir en la dieta cuatro unidades de queso diarias, esta situación nociva ya no se producía. Lacy Alexander ha corroborado que existe una grata conexión entre el consumo de productos lácteos y tener un buen estado cardiaco. Con el aval científico solo se puede confirmar que un alimento básico como el queso puede ayudar a seguir manteniendo una dieta coherente a la vez que cuida de la salud cardiovascular.

2 visualizaciones0 comentarios